Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu

Posted by on 09/4/17 in Cerebro/Mente, Crecimiento Personal, Familia | 0 comments

3 Hábitos mentales que impactan tu disposición

3 Hábitos mentales que impactan tu disposición

Él enfrentó una situación de vida o muerte: hacer algo y salvar a su esposa, o quedarse con los brazos cruzados y esperar su eventual muerte. Ella sufría de una condición degenerativa que atrofió y dejó inoperantes sus riñones e hígado. Ante tal cuadro, él se movió, y buscó la solución adecuada—un doble trasplante. Buscó luego los recursos y se dio cuenta que su seguro sí cubriría la operación, pero la lista de espera en los Estados Unidos era interminable. Buscó el mejor lugar para hacerlo: Colombia, donde no había una lista larga de espera, sin embargo, el seguro no le cubría los gastos. Entonces él se pudo haber dado por vencido preguntándose de dónde sacaría tanto dinero. Sin embargo, creó una campaña de crowdfunding, hizo eventos, involucró a sus amistades, consiguió el apoyo de instituciones sin fines de lucro y animó a todos a donar. Apareció en programas de televisión, buscó cobertura de los medios, y mantuvo una página web con reseñas periódicas del progreso de la situación de su esposa. Luego habló con su jefe y le preguntó si podía trabajar remotamente en línea desde el otro país. Eso le permitía vivir en un país donde no podía trabajar con su ingreso regular.

Esta historia impresionante no es una serie de Netflix, ni tampoco es una novela de ficción. Es la vida real de Ivonne y Vladimir[1]. Su experiencia es muy aleccionadora para todos nosotros, porque nos reta en nuestra forma de pensar. Estoy seguro de que ellos estuvieron cerca de tirar la toalla en alguna oportunidad, cuando las montañas y los retos de su realidad parecían insuperables. Pero, de sus acciones y su esfuerzo, aprendemos tres hábitos mentales que impactan nuestra disposición para salir adelante:

  1. Formular el problema con precisión. Como decía Einstein, la formulación del problema es con frecuencia más esencial que su solución. Esto ocurre en el mundo mi práctica neuropsicológica. Si no tengo claro el diagnóstico, voy a ofrecer tratamientos innecesarios. Para Vladimir e Ivonne el problema no fue cuánto costaba el procedimiento, ni cuánto les cubría el seguro, aunque este es un elemento importante. El problema era la carrera contra el tiempo. ¿Dónde podría hacerse el trasplante con éxito en el menor tiempo posible? Después de su investigación y contactos ellos decidieron que el mejor lugar para la operación era el Hospital Pablo Tobón Uribe de Medellín. Colombia tiene el sistema de participación obligatoria en vez de optativa en la donación de órganos al morir la persona. Mis amistades llegaron en febrero, se pusieron en la lista a finales de marzo, y el doble trasplante se llevó a cabo en mayo. El factor irreversible era el tiempo y al formular el problema desde ese lente, todos los demás factores cayeron en su lugar. Cuando formulamos el problema con claridad, el peso agobiante de la ansiedad se va, porque eso nos da un plan de trabajo.
  2. Tomar riesgos responsables. Cuando vemos la historia de Ivonne y Vladimir encontramos docenas de decisiones riesgosas que tomaron. Dejar un país, vivir temporalmente en otro, asumir costos médicos muy altos, pedir ayuda, enfrentarse al miedo escénico frente a las cámaras, etc., etc. Todas fueron decisiones de riesgo, pero en la carrera contra el tiempo, no quedaba otra. Sin embargo, todos estos riesgos caben dentro de un marco responsable que tiene un propósito definido y un resultado medible. Cuando tomo riesgos responsables, la meta parece más cercana, y me lleno de confianza para tomar el próximo paso en una cadena interminable de retos y desafíos.
  3. Pensar sobre el pensamiento (metacognición). Para tomar tantos pasos grandes en un tiempo tan corto, uno tiene que aceptar que uno mismo puede ser la mayor barrera para el éxito. Pero esto tiene que ver con la forma de pensar. Como naturalmente todos estamos tan dispuestos al desánimo, un hábito importante es la examinación de lo que pensamos. “Si pienso de esa manera, no voy a lograr mi objetivo.” También tiene que ver con un filtro intencional de lo que permitimos entrar en nuestra mente. Un pensamiento de auto-lástima nos puede paralizar o amargar. Una idea de escapismo, nos puede hacer cometer errores torpes. Ivonne y Vladimir optaron por llenar su mente con un versículo de la Biblia[2] que les dio esperanza, y también usaron la metacognición más antigua del ser humano: la oración. Ivonne se está recuperando sin complicaciones de rechazo al doble trasplante y su calidad de vida se está restaurando.

¿Tienes un reto grande por delante? Tus hábitos mentales determinarán como respondes.

[1] Estos datos los reporto con el consentimiento de las personas involucradas

[2]  Ivonne dijo que antes y después de sus cirujías, ella pensó constantemente en ésta Escritura: Mi mandato es: “¡Sé fuerte y valiente! No tengas miedo ni te desanimes, porque el Señor tu Dios está contigo dondequiera que vayas”»

Comentarios en Facebook

Post a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Pin It on Pinterest

Share This
%d bloggers like this: